El sonido de una vida

En marzo de 2015, en plena temporada invernal con la nieve en las montañas, me uní a Lucía Quindós para realizar un video reportaje documental para el concurso de la Feria del Cazador de Imágenes que celebraba su II edición. Esta vez enfocada en un marco claramente invernal. El primer objetivo era grabar un oficio tradicional por dos motivos, lo bien que luce un vídeo de estas características y por la viabilidad de poder construir algo bonito en un solo día que pudiese competir con otros proyectos con muchas más horas de grabación.

Tras sopesar varios contactos encontramos a Angelín, un campanero criado en Pesquera y afincado en Bárcena de Pie de Concha. Nos abrió las puertas de su taller y ahí comenzó la magia. Prácticamente las imágenes no necesitaban ni una pequeña corrección de color. Los matices que desprendían los diferentes metales eran completamentente naturales ante la lente, acompañados por una luz diurna que se colaba por las ventanas y que producía mayores sombras a medida que se acercaba la noche. El mayor problema estaba en las bases del concurso, que limitaba el vídeo a cuatro minutos de duración. Por lo que fue muy complicado seleccionar que trozos de la entrevista rescatar para el vídeo final.

Finalmente, tras un largo proceso de síntesis y filmar Lucía una serie de planos de situación que acentuasen el marco invernal, llegué a un producto final editado que resultaba esperanzador. Quedamos contentos con el resultado del audiovisual, y logramos 500€ como premio a segundos clasificados del concurso. Antes de realizar el vídeo, en el proceso de documentación busqué vídeos de artesanos que realizasen campanos o cencerros y el resultado fue nulo. Por lo que estoy aún más contento por aportar un audiovisual de cierto caracter inédito en Cantabria.

Por otra parte, me hubiese gustado realizar un documental de unos siete u ocho minutos con toda la información que aportaba Angelín acerca de la elaboración de los campanos, el sonido envolvente de estos, las anécdotas de su trabajo y cómo de importante han sido los campanos -que no cencerros- en las tradiciones de la Cantabria profunda.

- ¿Me va a cobrar 60€ por dar dos martillazos?
- No 60€ por saber donde hay que dárselos

Click para ver vídeo.

«Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo»
Benjamin Franklin